En Mediateca: Comprar, tirar, comprar: la obsolescencia programada

¿Por qué en la era de la tecnología  los productos electrónicos que compramos duran cada vez menos? ¿Es posible  que la única alternativa viable del consumidor ante un electrodoméstico  estropeado sea la de comprar uno nuevo y tirar el anterior? La directora del documental  Cosima Dannoritzer,  responde a estas preguntas demostrando la existencia de  una práctica empresarial llamada Obsolescencia programada. Esta práctica consistiría en la reducción deliberada de la vida útil de los productos con la finalidad de incrementar su consumo, valiéndose para ello de diferentes procedimientos.

El documental hace un recorrido por  la historia de la Obsolescencia programada,  aportando pruebas documentales mediante imágenes de archivo. Esta práctica existiría desde los años veinte, en que fabricantes  de bombillas de Europa y Estados Unidos  crearon un cártel llamado Phoebus cuya  finalidad era  pactar un límite de 1.000 horas de vida útil para las bombillas, confeccionando para ello  unos filamentos más frágiles. Hasta entonces su duración podía llegar a las 2.500 horas. Oficialmente nunca existió Phoebus pero el film aporta documentos que lo demuestran y que son el punto de partida de la historia de la Obsolescencia programada. Más tarde se aplicaría sobre la industria textil haciendo desaparecer las irrompibles  medias de nylon y ya en la actualidad sobre móviles, baterías o las populares  impresoras. En la  película se  muestra  el chip que lleva incorporado una impresora y que alcanzado  un número de impresiones mandaría un mensaje de error inutilizando el dispositivo.

Las consecuencias de esta mala práctica no son únicamente el incremento desmesurado del consumo y el gasto para los consumidores, por otro lado motor de la economía moderna en opinión de muchos economistas. El deterioro ambiental sería la última consecuencia de la obsolescencia programada. Los países desarrollados producen  cientos de toneladas de basura electrónica que son depositadas en vertederos de países del tercer mundo. Este es el caso de Ghana, país receptor, donde los residuos electrónicos ocupan los espacios que deberían  recorrer los ríos y los campos donde deberían jugar sus niños.obsolescencia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s